Objeto y fines de la Archicofradía

Constituye el objeto primordial de la Archicofradía, alcanzar la mayor gloria de Dios a través de la promoción del culto público en nombre de la Iglesia a sus Sagrados Titulares, Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Santísima Virgen del Socorro, realizando obras de piedad y caridad y animando con espíritu cristiano el orden temporal. Como Cofradía Sacramental, es igualmente objeto de la misma la adoración al Santísimo Sacramento y el fomento del culto interno y externo de la Sagrada Eucaristía.

En cumplimiento de esta misión, la Archicofradía se propone alcanzar los siguientes fines:

  • Fomentar, entre todos los cofrades, la devoción y veneración debidas a sus Sagrados Titulares.

  • Perfeccionar e incrementar el espíritu cristiano y cofradiero que debe presidir la vida  de la Archicofradía.

  • Estimular la participación de los cofrades y devotos en la vida litúrgica de la Iglesia.

  • Suscitar entre sus cofrades y devotos el amor a Dios y al prójimo.

  • Velar, custodiar y conservar el patrimonio histórico-artístico de carácter mueble e inmueble que la Archicofradía ha creado desde su fundación.

  • Cooperar y velar por el aumento del fervor y religiosidad de la procesión del Viernes Santo, dentro de su peculiar tradición y decoro, impulsando su carácter de manifestación de fe.

  • Realizar obras permanentes de asistencia para con los mas necesitados y/o colaborar activamente con las que ya se encuentren establecidas por otras instituciones diocesanas o parroquiales.

  • Celebrar, con la esperanza en la resurrección, las debidas exequias eclesiásticas a los cofrades y devotos difuntos.
  • Colaborar estrechamente en las actividades pastorales de la Parroquia.

  • Organizar actos formativos, religiosas y socio-culturales que configuren a la Archicofradía como una verdadera comunidad cristiana y faciliten el cumplimiento de los anteriores objetivos.